¿Qué puedo hacer en caso de no poder pagar la Tarjeta de Crédito?

Si eres usuario de una o varias tarjetas de crédito y por alguna razón llegas a tener complicaciones económicas que te impidan pagar tarjeta de crédito o la deuda que tienes acumulada en tiempo y forma, es importante que estés bien informado sobre las consecuencias y lo que puedes hacer para resolver el problema.

Lamentablemente este tipo de complicaciones financieras con los préstamos o tarjetas de crédito no son nada raro en México y mucho menos en la actualidad.

Las razones que provocan esta situación son muchas, más ahora en estos tiempos de la pandemia por el covid 19, situación que ha causado y amenaza con seguir generando una de las peores crisis económicas globales en décadas o hasta en siglos.

El estancamiento y la recesión económica, la pérdida de empleos, quiebra de comercios, inflación y devaluación en las monedas sin duda complica el escenario para la gran mayoría de la población.

Entre las consecuencias de esto, es muy probable que muchas personas no tengan la capacidad de cumplir con sus pagos y obligaciones, entre ellas, pagar tarjeta de crédito.

Esto representa un riesgo para las finanzas personales y familiares de millones de mexicanos, así como para su historial crediticio y futuros financiamientos que tuvieran planeados.

Por ello es indispensable ante este panorama adverso por la crisis del coronavirus que podamos conocer las consecuencias de no pagar tarjeta de crédito y qué acciones podemos llevar a cabo para solucionar el problema.

¿Qué pasa si no pago mi Tarjeta de Crédito?

Antes que nada es importante conocer cuales son las consecuencias de no pagar la tarjeta de crédito, ya sea porque no tengas la posibilidad o por simple negligencia y que no lo quieras hacer (si, hay muchas personas que simplemente no quieren saldar su deuda).

Sea cual sea la razón del incumplimiento, debes saber que existen consecuencias financieras, crediticias, en tu historial y hasta legales.

Por ello te explicaremos cada uno de estos escenarios para que tengas clara la importancia de cumplir con esta responsabilidad y desmentir algunos mitos o creencias de las personas sobre lo que conlleva dejar de pagar tarjeta de crédito.

Se generarán comisiones por pago tardío

Entre las primeras acciones que se generan de forma automática (y que seguro ya conoces) son la generación de comisiones por el retraso en el pago de tu crédito.

Estas se generan en absolutamente todas las tarjetas de crédito, y corresponde al cobro o penalización que emite el banco a sus deudores cuando sobrepasan la fecha límite de pago mensual y no han saldado la deuda.

Inclusive si no hiciste ni siquiera el pago mínimo para no generar comisiones o intereses, es posible que estos se apliquen como una forma de sanción y de ganancia por el crédito para el banco o institución financiera.

Mancha en tu historial crediticio

Otra de las afectaciones que seguro ya conoces son las manchas en tu historial crediticio en el registro del Buró de Crédito, que es la institución que se encarga de catalogar el puntaje y las buenas o malas prácticas de los usuarios de servicios financieros.

Este punto es muy delicado, porque si llegas a perder tu buena calificación crediticia tendrás muchas dificultades para volver a obtenerla.

En este proceso es posible que se te asignen créditos con muy altas tasas de interés y pocos beneficios, o inclusive que simplemente se te nieguen los créditos y diversas adquisiciones.

Esto representa un grave problema para tus financiamientos, en especial si querías obtener una casa, un auto o realizar una compra importante.

Debes saber que la afectación no es de manera inmediata, sino por etapas:

  • Primeros 30 días de no pagar tarjeta de crédito: El banco le informará a sociedades de información crediticia (Buró de Crédito y Círculo de Crédito) sobre tu atraso.
  • Después de 90 días: Se hará el reporte de tu cuenta como posible causa de quebranto ante Buró de Crédito.
  • Después de 120 días: Este es considerado el punto de no retorno, pues es el momento en el que se registrará el quebranto en tu historial crediticio y tu puntaje pasará a ser negativo.
  • Por ello resulta indispensable actuar y poder resolver la deuda antes de esta fecha límite, o de lo contrario las afectaciones en nuestro historial serán irreversibles y es posible que no seamos candidatos a un crédito en muchos años.

    Esto va a complicar muchos aspectos de tu vida personal, ya que tendrás que limitarte al uso de efectivo o débito para todas tus compras.

    Además limita tu capacidad de tener recursos y capacidad de respuesta ante una situación de emergencia que se llegue a presentar de manera inesperada.

    Llamadas de Cobranza

    Todos conocemos las hostigantes y molestas llamadas de cobranza que los bancos y cualquier institución financiera o tiendas hacen a los clientes morosos o a sus conocidos y referenciados.

    Ya sea porque hemos incumplido en algún pago o porque alguien nos ha puesto como referencia, es casi seguro que todos en alguna ocasión hemos sido molestados por este sistema de recuperación de deuda.

    Estas comienzan desde los primeros días de atraso, cuando el banco te comenzará a contactar para preguntarte cuándo es que pueden esperar el pago de tu deuda.

    En este caso se te recomienda que siempre seas honesto y digas la verdad sobre tu situación o cuando podrás realizar un pago, aunque sea mínimo.

    En caso de que incumplas con lo acordado, es posible que el banco te siga llamando o inclusive a tus avales y familiares para notificarles de tu adeudo y tratar de contactarte a través de ellos.

    La verdad es que esta táctica es usada con la finalidad de exponer e incomodar a los deudores para presionarlos de que salden el adeudo que tienen con el banco.

    Debes considerar que la gestión de cobranza también implica un gasto para los bancos y que se te será cobrado a ti. ¡Así es, el banco te cobra por cobrarte!

    Una razón más por la que debes de considerar o procurar no llegar hasta este punto, pues junto con las comisiones e intereses por morosidad, tu deuda ya habrá incrementado considerablemente.

    Suspensión de tu línea de crédito

    En caso de que no hayas contactado a tu banco para resolver la situación de tu adeudo, ya se te haya marcado de manera negativa en el historial y sigas usando tu tarjeta de crédito aumentando la deuda, es posible que esta sea suspendida.

    Esta medida es tomada por los bancos para que ya no puedas disponer del uso de la tarjeta de crédito para pagos o para utilizarla como aval en ciertas adquisiciones o servicios.

    En caso de que lo intentes ésta se reportará como bloqueada o declinada, y el plástico así como la información que contiene ya no tendrá ninguna funcionalidad hasta nuevo aviso.

    Esta práctica no es exclusiva para las cuentas morosas, pues en algunas otras ocasiones los bancos llegan a bloquear cuentas o líneas de crédito cuando estás cerca de llegar a tu límite de crédito o tienes bajo saldo en tu cuenta bancaria.

    Esto se realiza con la finalidad de evitar que los clientes gasten de más o intenten hacer compras que evidentemente no podrán solventar.

    Cobro de Intereses Moratorios

    Es necesario que conozcas la diferencia entre los intereses “normales” y los intereses moratorios.

    Los primeros hacen referencia a la tasa de interés común que aplica en las tarjetas de crédito, la cual, vale la pena mencionar, es demasiado alta en México.

    Esta tasa ronda el promedio de un 32% de intereses y es aplicada cuando se pretende financiar el pago de alguna adquisición a pagos o mensualidades.

    Es como tal el costo extra por aplazar la cobertura del gasto de un bien o servicio, sin embargo esto no implica que se te esté penalizando o afectando en tu historial, solo es un método de pago y el costo que tiene este servicio.

    Por otra parte, los intereses moratorios son aquellos que se cobran por efecto de un incumplimiento en los pagos de las mensualidades de tu tarjeta, y son aplicados cuando ni siquiera ser realiza el pago mínimo mensual.

    Estos consideran que la persona está dejando de pagar tarjeta de crédito por propia voluntad o por incapacidad, y pueden ascender hasta a un 50% de la deuda, lo que los hace excesivamente altos y riesgosos.

    Si has dejado de pagar tu tarjeta y aún no te has comunicado con tu banco para expresarles la situación, llegar a un acuerdo y que se congele tu deuda, es posible que estos intereses sigan creciendo.

    Si permites esto, es posible que el pago de tu deuda se complique aún más y llegue a cifras que en cierto momento te serán prácticamente imposibles de pagar.

    Esto afectará de manera grave tu economía y tus finanzas personales, al grado de que puede tener consecuencias legales y en tu historial crediticio de por vida.

    Por ello es fundamental evitar llegar hasta este punto y negociar la deuda antes de que sea irreparable el daño.

    Venta de tu deuda a un despacho de cobranza

    Después de 120 días de no cumplir con tu pago con el banco y de que ellos ya han agotado todos los recursos posibles, se han comunicado contigo y tus familiares, y aún no hay respuesta, se considerará tu caso como perdido y procederán a venderlo a un despacho de cobranza.

    Estas instituciones compran las deudas de las personas morosas con la finalidad de hacerlas pagar bajo otras condiciones.

    Sin embargo se caracterizan por usar métodos poco convencionales u ortodoxos para poder recuperar el dinero.

    Estas formas de cobranza no son nada amables e inclusive muchos pueden considerar que rayan en lo indebido o hasta en el acoso.

    Suelen usar amenazas o intimidaciones legales para presionarte a pagar tarjeta de crédito o la deuda que tienes, muchas veces estas no tienen un real fundamento o es muy difícil que sucedan sin abogados y una orden judicial de por medio.

    Sin embargo, para las personas que desconocen la ley, es posible que estas amenazas resulten muy preocupantes, al grado de que se vean en la necesidad de tomar cualquier opción para poder solventar la deuda.

    Además de ello, el hostigamiento a tus referencias y familiares se hace mayor, pues comenzarán a llamar a todos los contactos que tengan registrados con tus cuentas, como amigos, familia, compañeros de trabajo y hasta a tus jefes.

    Es común el envío de documentos que se hacen pasar como órdenes judiciales para que solventes la deuda lo antes posible, con amenazas de arresto, demandas y embargos.

    Sin embargo la recomendación es que en ese punto no hagas ningún pago ni acuerdo, pues hay ocasiones en que este puede no reflejarse en el saldo de tu deuda y solo sirva para que te dejen en paz un momento.

    Sólo debes hacerlo cuando decidas negociar el pago y exista un convenio en donde quede constancia de manera legal de tus pagos.

    Consecuencias legales de no pagar

    Seguramente habrás escuchado muchas creencias o mitos sobre consecuencias legales o penales por no pagar una deuda al banco o al respectivo despacho de cobranza que lleve tu caso.

    Lo cierto es que si hay consecuencias, sin embargo no siempre son como las pintan, por lo cual te explicaremos en qué consisten para que sepas afrontar el problema.

    ¿Puedo ir a la cárcel por no pagar mi adeudo?

    NO, no puedes ir a la cárcel por no pagar la deuda de tu tarjeta de crédito, no te dejes engañar o amenazar por los despachos de cobranza que argumentan esto.

    Recuerda que esto es una cuestión de carácter civil, por lo que no se puede interponer una demanda de tipo penal o que se castigue con la privación de la libertad.

    Esto viene especificado en el Artículo 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual especifica que las deudas de carácter civil, ya sean las que se contraigan con tarjetas de crédito, créditos personales o hipotecarios, no se podrán sancionar con pena de cárcel

    ¿Me pueden llegar a embargar?

    Sí, sin embargo es muy poco probable que esto suceda, pues para que esto proceda en tu contrato inicial se debió especificar qué dejarías un bien material como garantía.

    Además, deberán demandarte en un juicio mercantil y ganarlo en los tribunales para obtener una orden judicial que les permita realizar el embargo de manera legal.

    Embargar a un tarjetahabiente no es una práctica nada común en el caso de los adeudos de tarjetas de crédito, sin embargo sí es habitual que los despachos de cobranza amenacen con llevar a cabo esta práctica.

    Si alguien intenta acudir a tu domicilio para agredirte o tratar de confiscar algún bien material sin ninguna orden esto es completamente ilegal y podrás proceder de manera penal contra los perpetradores.

    ¿Podrán cobrarse directamente de mis cuentas bancarias y de ahorro?

    Si estas cuentas se encuentran abiertas con el mismo banco con el que adquiriste la deuda, es muy probable que al momento de solicitar la tarjeta de crédito hayas firmado un acuerdo
    en el que das autorización al banco de hacerlo.

    Por lo cual es probable que ellos puedan extraer el dinero adeudado directamente de tus cuentas sin consultarte de manera completamente legal.

    Ahora que conozco las consecuencias por no pagar Tarjeta de Crédito ¿Qué puedo hacer al respecto?

    Obviamente la primera recomendación que se le hace a todos los usuarios de las tarjetas de crédito u otro servicio financiero es jamás caer en el incumplimiento de los pagos, sin embargo, si esto llega a pasar por cualquier situación, toma en cuenta las siguientes recomendaciones.

    ¡Deja de usar tu tarjeta de crédito inmediatamente!

    Una vez que has detectado que tienes complicaciones económicas y no te será posible hacer el pago de tus tarjetas, debes dejar de usarlas en ese momento.

    Se aconseja cancelar pagos domiciliados asociados a estas tarjetas, e inclusive de ser posible, cancelar estos mismos servicios en medida que te sea posible para aminorar gastos.

    Si tienes varias tarjetas deberás poner prioridad a la que tenga mayor tasa de interés para evitar que tu deuda aumente significativamente.

    Deberás conocer el estatus actual de tus tarjetas de crédito

    En caso de no poder pagar tarjeta de crédito, es necesario que antes de tomar cualquier medida o acción para afrontar el problema conozcas exactamente cual es el estado de tus créditos y de tu tarjeta.

    Asegúrate de conocer exactamente la deuda, tus movimientos y los términos y condiciones contractuales, así como las cláusulas más importantes del contrato.

    Deberás tener en cuenta:

    • Monto de tu deuda, capital e intereses.
    • CAT.
    • Tasa de interés anual.
    • Anualidad de tu tarjeta de crédito.
    • Comisiones.
    • Costos de servicios incluídos.
    • Fecha de corte y de pago.

    De esta forma podrás tener un panorama más claro sobre el estado actual de tus finanzas, lo cual te ayudará a establecer un plan financiero para poder cubrir la deuda que tienes en medida de que te sea posible.

    ¡Debes determinar tu capacidad de pago!

    Ahora que conoces el estado y a cuánto asciende tu deuda, deberás calcular cual es tu capacidad de pago considerando tus ingresos, ahorros y los gastos básicos y fijos que tienes de manera habitual.

    Del total de tus ingresos mensuales deberás restar tus gastos básicos, como lo es la alimentación, pago de renta, transporte y cualquier otra obligación esencial que debas solventar.

    Debes considerar que hay gastos innecesarios de los cuales puedes prescindir por ese momento para tener un mayor ahorro, como lo pueden ser servicios de entretenimiento, suscripciones a clubes, gimnasios, etc.

    Una vez que haces esta resta, la cantidad sobrante será la capacidad de pago con la que podrás solventar tu deuda, no importa si esta es muy pequeña.

    Expertos recomiendan no destinar más del 20% de tus ingresos al pago de deudas, pues en este caso puedes tener complicaciones económicas personales para el pago de otras necesidades.

    Esto puede causar un efecto dominó que termina endeudándote en otras áreas donde no deberías.

    Acércate con tu banco

    Es importante que seas completamente honesto y notifiques a tu banco lo antes posible la situación en la que te encuentras y que no te será posible pagar.

    Deberás hacerlo con la intención de salir de la deuda con los mejores términos y cuidar tu historial y situación financiera.

    Debes siempre tener en mente el total de tu adeudo y tu capacidad de pago para poder negociar con tu banco.

    Los bancos cuentan con equipos y asesores especializados para poder negociar y asesorarte de manera profesional el pago de tus deudas, evitando que estas crezcan y otorgando varias facilidades.

    Estas van desde pagos a meses con intereses hasta pagos por anticipado.

    .