¿Ya conoces la Tarjeta de Crédito Empresarial? ¡En Comparaya.mx te contamos de qué se trata!

Como seguro ya sabes, también entre las tarjetas de crédito existe una amplia variedad, cada una de ellas enfocadas a satisfacer las necesidades de determinado tipo de persona, estilo de vida y presupuesto, una de ellas es la Tarjeta de Crédito Empresarial, especialmente diseñada para empresas o Pymes.

Este tipo de tarjeta de crédito está pensada y constituída con determinados servicios y cualidades que la vuelven el producto ideal y más eficiente para el uso de personas de negocios, en viajes y viáticos y para el financiamiento y pagos asociados a un negocio.

A pesar de ser en esencia un producto similar a cualquier otra tarjeta de crédito, esta se caracteriza por tener mayor línea de crédito, beneficios y descuentos únicos y especiales, así como un nivel superior de seguridad ante cualquier situación.

Además de ello, resultan más convenientes para los negocios, pues a diferencia de las tarjetas convencionales, estas presentan mejores y más bajas tasas de interés, lo que las hace más convenientes o viables para el financiamiento de productos o insumos.

Este es un gran punto a favor, pues recordemos que las tarjeta de crédito en México suelen tener tasas de interés superiores al 33% (uno de los más altos del mundo), lo que hace inviable usar estas tarjetas para financiar adquisiciones.

Además de ello, la tarjeta empresarial te brinda servicios para poder supervisar de manera detallada cada uno de los gastos y movimientos que se realizan con ella, de tal forma que la administración de tu negocio sea completamente transparente y las cuentas siempre te salgan.

De esta manera tendrás la mejor herramienta con la que podrás pagar a proveedores, insumos, servicios, viajes, inversiones y hasta la nómina de tu negocio de manera segura y eficaz.

¿Para qué sirve la Tarjeta de Crédito Empresarial?

Al igual que cualquier tarjeta de crédito, esta nos brinda la posibilidad de pagar y adquirir productos y servicios de manera simple y segura, sin tener que portar físicamente grandes cantidades de dinero, lo que es especialmente útil en el caso de las empresas y las personas que las administran.

Sin embargo, a diferencia de las tarjetas convencionales o personales, esta está diseñada para contemplar y cubrir los gastos propios que derivan de la administración de una micro, pequeña o mediana empresa (Pymes), a las cuales son a las que se dirigen productos como este.

Esta otorga servicios y funcionalidades únicas que no podrán encontrarse en otro tipo de tarjetas, como herramientas para controlar en todo momento los pagos y movimientos, contar con seguros para viaje, compras y productos, así como una atención personalizada en todo momento.

Además, dependiendo si se trata de una microempresa, negocios o tarjeta para empleados, ofrecen atractivos servicio y amplios montos de crédito que permiten hacer inversiones superiores a las disponibles en una tarjeta tradicional.

A todo esto se suma las tasas de interés que regularmente son más bajas que las de las tarjetas convencionales, cuyas tasas hacen que sea muy poco viable el financiar alguna adquisición o compra sin terminar pagando casi una tercera parte extra del valor.

También podrás usar la Tarjeta de Crédito Empresarial para las gestiones más básicas de tu empresa, como el manejo de créditos por medio del plástico, retiro de efectivo y pago de nómina en caso de que sea necesario.

¿Cuál es la importancia de contar con una Tarjeta de Crédito Empresarial?

Es importante contar con una opción crediticia que sea exclusivamente para nuestro negocio y otra que sea únicamente para nuestra vida diaria o personal, pues de la misma manera que separamos cuestiones privadas con laborales, no debemos mezclar nuestras finanzas.

En México es común que muchos empresarios o dueños de micro o pequeñas empresas suelen sustentar gastos de su negocio con su propia tarjeta de crédito personal, adquiriendo con esta maquinaria, insumos, pago de rentas u otros servicios.

Sin embargo esto no es nada recomendable, puesto que afirman los expertos en el tema que puede llegar a causar problemas tanto en el manejo de las cuentas y contabilidad del negocio, como problemas en las finanzas personales del titular de la tarjeta.

Además de ello debemos considerar que los gastos de un negocio o local, por más pequeño que sea, siempre suelen ser en cantidades considerables a comparación del límite de crédito que ofrecen las tarjetas personales.

Esto representa un riesgo en caso de que el usuario tenga una emergencia y necesite hacer mano del crédito, pues el adquirir productos o materias para su empresa seguramente agotará el crédito de su tarjeta de manera muy rápida, por lo que no tendrá disponibilidad para alguna otra cosa personal.

A pesar de esto, sabemos que no es fácil dejar de hacer uso de este instrumento, pues muchas veces la empresa puede llegar a no tener los recursos suficientes en caja para hacer frente a sus obligaciones económicas, por lo que el uso de la tarjeta del dueño está muy arraigado.

Sin embargo, si tu empresa está comenzando a crecer y cumple con algunos requisitos solicitados por la banca, puede que sea hora de comenzar a pensar en una tarjeta de crédito empresarial que ayudará a tener una mejor gestión entre nuestras finanzas personales y las laborales.

¿Por qué no me conviene usar mi tarjeta personal para pagar gastos de la empresa?

Según datos de la Condusef, cerca del 17% de las Pymes en el país utilizan la tarjeta de crédito personal del dueño para el pago de gastos asociados con la empresa y financiar múltiples aspectos operativos.

Esto podría parecer práctico en primera instancia para hacer frente a emergencia económicas cuando no se cuente con el presupuesto o la liquidez suficiente para cubrir gastos operativos o de nómina.

Sin embargo instituciones como Banxico señalan lo poco conveniente que resulta ser esta práctica considerando las altas tasas de intereses que permanecen en los servicios financieros de nuestro país (casi el doble que la de los Estados Unidos).

Tasas que sin duda alguna harán terminando pagar a los titulares sumas considerablemente más elevadas, pues estas oscilan en un promedio superior al 33%, lo que hace sumamente inviable para una persona y más aún, para un negocio e financiarse con estos parámetros.

En cambio las tarjetas de crédito empresariales actualmente ofrecen tasas de interés anual que oscilan entre un 10% y un 25%, por lo que el financiar aspectos operativos de la empresa o adquisiciones a meses es mucho más rentable.

Existen 2 modalidades de este tipo de tarjeta

Actualmente la banca nacional ofrece dos modalidades o tipos de tarjeta de crédito empresarial:

Tarjeta Corporativa: Se trata de un plástico que está respaldado por los recursos financieros de tu empresa depositados en una cuenta, de esta forma que el gasto y administración de estos están mejor controlados para que se puedan llevar las fianzas de forma clara gracias a los reportes de gastos y movimientos que se emiten.

Tarjeta Asociada a un Crédito: Es el plástico que obtienes a la hora de contratar un financiamiento para tu empresa. En este caso la tarjeta se encontrará ligada al monto y las condiciones de uso que recibiste. El plástico únicamente funge como un medio para la disposición del crédito que se te fue asignado.

De esta manera podrás tener un servicio financiero con una mejor tasa de interés y con el cual te será más viable pagar servicios e insumos, disponer de dinero en efectivo, contar con descuentos y promociones especiales en millones de establecimientos, meses sin intereses, seguro de compras, seguro de viajes y la posibilidad de tener diversas tarjetas adicionales.

¿Cuáles son las mejores tarjetas empresariales?

Actualmente diversos bancos ofrecen opciones de tarjeta de crédito empresarial, las cuales tienen diferentes beneficios, línea de crédito y condiciones de uso para garantizar la mejor y más segura experiencia de financiamiento entre las Pymes.

Entre las principales se encuentran:

Banorte Empuje Negocios

  • Línea de crédito: N/D
  • Anualidad: $750 pesos más IVA.
  • Tasa de interés fija: 29.9%
  • CAT promedio ponderado: 25.9% Sin IVA.

BBVA Negocios

  • Línea de crédito: Desde $50 mil a $4 millones 800 mil pesos.
  • Anualidad: 0.50% de la línea de crédito otorgada más IVA.
  • Tasa de Interés Variable: Desde TIIE + 8 hasta TIIE + 24.
  • Pago mínimo:Lo que resulte mayor de 7.5% del saldo revolvente + IVA+Intereses+Comisiones.
  • CAT promedio ponderado: 17.5%

BBVA Micronegocios

  • Línea de crédito: 20 mil a 300 mil pesos.
  • Anualidad: $950 pesos más IVA.
  • Tasa de Interés Variable: Desde TIIE+15 hasta TIIE+24.
  • CAT promedio ponderado: 34.5%

Citibanamex Impulso Empresarial

  • Línea de crédito: Hasta $6 millones de pesos.
  • Anualidad: 0.5% de la línea de crédito autorizada.
  • Tasa de interés: Variable.
  • Pago mínimo: Pagos mínimos mensuales equivalentes a 3% de capital más intereses.
  • CAT promedio ponderado: 1.5% sin IVA.

Banco del Bajío Pyme Negocios

  • Línea de crédito: N/D.
  • Tasa de Interés Variable: Desde TIIE +7.3 hasta TIIE+13.75
  • Pago mínimo: Lo que resulte mayor de 8% del monto del crédito o 12% del saldo insoluto.
  • Costo de renovación: 1% de la línea de crédito.
  • CAT promedio ponderado: 15.4% Sin IVA.

HSBC Negocios

  • Línea de crédito: Hasta $5 millones de pesos mexicanos.
  • Anualidad: 2% de la línea de crédito.
  • Tasa de interés Variable: TIIE + hasta 30.
  • CAT promedio ponderado: 14.73% Sin IVA.

Inbursa Corporativa

  • Línea de crédito: N/D.
  • Anualidad: Sin costo.
  • Tasa de interés fija: de 16% a 32%
  • Pago mínimo: Lo que resulte mayor de 10% del saldo o 300 pesos.
  • CAT promedio ponderado: 31.9%

Scotiabank Línea Operativa Pyme

  • Línea de crédito: Hasta $5 millones de pesos.
  • Anualidad: 1% de la línea de crédito.
  • Tasa de interés variable: TIIE + 8 hasta TIIE +12.
  • CAT promedio ponderado: N/D.

Santander Crédito Ágil

  • Línea de crédito: Hasta $15 millones de pesos.
  • Anualidad : 2% del monto de la línea renovada.
  • Tasa de interés variable: TIIE + 22
  • Pago mínimo: Lo que resulte mayor de 7.5% del crédito usado o 100 pesos.
  • CAT promedio ponderado: 18.77% Sin IVA.

¿Cómo obtengo mi Tarjeta de Crédito Empresarial?

Los requisitos para la autorización de esta tarjeta de crédito son un poco distintos a los que ya conocemos para obtener una tarjeta personal, puesto que el banco necesitará comprobantes de que tu empresa está debidamente constituída y regularizada.

Por ello es fundamental que tengas todos los papeles en orden, como el acta constitutiva de tu empresa, comprobante de la situación fiscal, domicilio físico y demás documentos que serán especificados para la investigación de tu negocio.
También es común que se te soliciten comprobantes de ingresos o ventas mensuales y anuales, esto con la finalidad de saber a qué línea de crédito estás sujeto para la autorización.

Sin embargo se recomienda antes de generar la petición que tú mismo evalúes el momento en el que se encuentra tu empresa, y si es conveniente en ese momento el contratar una tarjeta de este tipo, pues si aún no tienes un flujo constante e importante de capital, es posible que la tarjeta de crédito empresarial sea incluso contraproducente.