¿Sabes en qué consiste la Tasa de Interés en tu Tarjeta de Crédito?

El contratar una tarjeta de crédito no solo implica adquirir un producto que nos brindará la capacidad de realizar nuestras compras y pagos de manera más fácil, segura y práctica, sino también adquirir responsabilidades y obligaciones con la institución, como el pago de cuotas, intereses y la Tasa de Interés.

Este concepto es uno de los que genera más ruido y atención entre los usuarios de los productos financieros y de cualquier crédito o préstamo en general, pues sabemos que se refiere al costo adicional que se nos cobrará por la totalidad del servicio o monto de dinero que se nos presta.

Es así la ganancia que tienen los bancos o instituciones financieras por la disposición de dinero o servicios (claro, no lo hacen gratis), por lo que este monto va sobre el servicio general y sobre determinados puntos o aspectos del servicio o producto.

En el caso particular de las tarjetas de crédito, esta tasa de interés se refiere al cobro que nos hace la institución en caso de un retraso en el pago de nuestra tarjeta, pues se establecen fechas fijas para el depósito de la cantidad.

En caso de que pasemos la fecha de corte y no hagamos el pago correspondiente, este interés se irá acumulando paulatinamente.

Este cobro se refleja en términos porcentuales sobre el valor total de la línea de crédito o lo utilizado, el cual siempre viene estipulado en la información básica de cada tarjeta de crédito.

¿Por qué es importante conocer la Tasa de interés?

Conocer todos los conceptos y aspectos que conforman el servicio de nuestra tarjeta, así como nuestras obligaciones con el banco es fundamental para que podamos hacer un correcto uso responsable y controlado de la herramienta.

Conocer las tarifas y condiciones en cuanto a Tasa de interés, CAT, Comisiones, Anualidad y más aspectos es indispensable para poder elegir nuestra tarjeta, usarlas y tener un control adecuado sobre nuestras finanzas personales y economía familiar.

De esta manera se garantiza que este producto se conserve como una herramienta para pagar y financiar bienes y servicios para nuestro beneficio y que de ninguna manera se vuelva un peso o problema a futuro.

Como sabemos, estas son herramientas sumamente útiles e importantes pero de igual manera delicadas, por lo que debemos informarnos y adaptar una cultura financiera y del ahorro que nos permita tener mejores condiciones de vida.

Si somos conscientes de las implicaciones de los intereses en la tarjeta, como aplica, aumentan y el costo real que representarán a nuestro bolsillo al finalizar cada plazo de pago, seremos más prudentes y estaremos precavidos para hacer el pago.

Por eso es importante que no te agarren por sorpresa estos cargos, pues muchas veces pueden ser más altos de lo que te imaginas si no estás informado de manera correcta, y pueden hacerte desenfundar más dinero del que pensabas o dispones.

Te puede interesar: ¿Por qué solicitar una Tarjeta de Crédito?

¿Por qué es tan elevada la Tasa de Interés en México?

En el caso particular de México, este cobro resulta ser considerablemente elevado a comparación de otros países, como por ejemplo Estados Unidos, en el cual la tasa promedio es del 15% mientras que en México se sitúa en un 38.2%, o sea más del doble que el país vecino.

Esto provoca que sea nada conveniente el endeudarnos o financiar nuestras compras sobre este porcentaje, el cual terminará elevando miles de pesos el costo final del préstamo.

Por ello se recomienda que siempre se hagan pagos totales o de contado antes de cada fecha límite de corte, de esta manera evitaremos que se generen estos cargos adicionales desproporcionados.

Este porcentaje tan elevado de cobros en nuestro país no sólo es la búsqueda de los bancos por maximizar sus ganancias, sino también por el alto nivel de morosidad de los usuarios mexicanos en cuanto al pago de sus servicios financieros.

Inicialmente al establecer este cobro tan elevado, la banca se justificaba en el riesgo económico que corrían por los cliente que dejaban de pagar sus tarjetas, préstamos, hipotecas o cualquier otro servicio financiero.

Las acciones de cobranza así como los juicios mercantiles suelen ser bastante largos y costosos, lo que los hace poco viables a corto plazo para la recuperación del dinero.

Sin embargo desde hace ya un par de décadas, las instituciones en México ha podido mantener los índices de cartera vencida en niveles relativamente bajas, situándose por debajo del 5% de los clientes.

A pesar de esto, los bancos en el país siguen manteniendo estas tasas de interés realmente elevadas, esto se debe en gran parte a que no ha habido un esfuerzo por parte del gobierno y autoridades por presionar la disminución de estas.

Además, el número de bancos e instituciones del país es bastante reducido a comparación de otras naciones, por lo cual estos actúan como un conglomerado o especie de monopolio, los cuales no fomentan la competencia real, sino por el contrario, buscan mantener los altos índices en intereses y otros precios.

¿La Tasa de Interés es para no utilizarse?

Muchos expertos aseguran que este cobro de intereses por parte de las tarjetas de crédito deberían ser irrelevantes o jamás tomarse en cuenta como una opción para el financiamiento de tu crédito, pues por los altos índices es algo nada costeable y conveniente.

Se recomienda enérgicamente siempre estar al corriente con los pagos de tu tarjeta de crédito, liquidando de manera mensual y antes de la fecha de corte la totalidad del crédito gastado, de esta manera no se te hará ningún cobro de intereses, por atrasos o morosidad.

Por ello la importancia de siempre tener en cuenta estas fechas límite, de tal manera que podamos tomar nuestras previsiones y juntar el dinero correspondiente para el pago total de la deuda, de lo contrario seremos sujetos a la aplicación de un alto incremento en el costo de la mensualidad.

Hay que ser muy conscientes de los gastos que hacemos en nuestras compras de manera mensual, si estamos llegando al límite del crédito y si realmente en ese momento seremos capaces de solventar todo el costo en una única exhibición.

De lo contrario podemos comenzar a generar irregularidades en nuestro pagos que pueden causar una cadena o efecto dominó de deudas y problemas económicos que pueden afectar nuestras finanzas personales y nuestro historial crediticio.

¿Cuando si o no aplican los intereses?

Como ya lo hemos mencionado, el cargo de los intereses en las tarjetas de crédito se empieza a generar una vez que sobrepasamos la fecha de corte o límite establecida a mes para el pago del crédito utilizado en ese periodo de tiempo.

En ese momento se comienza a generar este cargo que oscila entre el 30% sobre el monto total que gastamos, por ejemplo, si gastamos $1000 pesos en ese mes, la cantidad final con intereses será de $1,300 pesos, aproximadamente.

Por lo cual evidentemente no es nada conveniente dejar que se genere este cobro, por ello hay varias forma de pago o prácticas para poder amortiguar el cobro de estas cantidades.

  • Pago de Contado: Se trata de la cantidad total del crédito gastado de manera mensual pagado en una única exhibición, de esta manera no se genera ningún cobro de intereses.
  • Pago Mínimo: Se trata del monto mínimo que debes pagar a la institución para no caer en morosidad. Este suele situarse entre el 5% y 10% de la deuda total que generaste.
  • Cargo Bonificable: Se tratan de los intereses que se generan por cada compra de manera mensual y los cuales se te cobrarán en caso de que sólo realices una abono parcial al saldo de tu tarjeta de crédito. Si pagas el total de tu saldo antes de la fecha límite, estos intereses serán reembolsados o bonificados en tu siguiente estado de cuenta.

Quizá te interese: Tarjetas de crédito sin anualidad.

Interés Corriente e Interés Moratorio

Existen dos tipos de intereses que son cobrados por los bancos en el uso de tu tarjeta de crédito:

  • Intereses corrientes: Se trata de los intereses comunes que se generan según la tasa impuesta de los que hemos estado hablando, y que aplican sobre el saldo de tu consumo mensual.
  • Intereses moratorios: Estos son los cargos que se imponen como sanción en caso de que la tarjeta entre en estado de mora, es decir, cuando se tiene un adeudo y ni siquiera se realiza el pago mínimo antes de la fecha límite de pago establecida.

Es importante tener en cuenta que la aplicación y el porcentaje de los intereses moratorios son más severos, pues pueden ser de hasta el 50% de tus intereses corrientes.

Esto quiere decir que si la tasa de interés es de aproximadamente 30% en México, con los intereses moratorios se añadirá un 15% más, lo cual aumenta drásticamente la cantidad de dinero que tendrás que pagar, más el total del crédito utilizado.

¿Cómo se calculan los intereses?

Es común que muchas personas lleguen a tener problemas para calcular sus intereses que se generaron por no ser totaleros y pagar antes de la fecha límite o entrar en morosidad.

La realidad es que en México lamentablemente no contamos con una cultura financiera, del ahorro y de manejo de crédito, mucha gente contrata estos servicios o productos sin saber a ciencia cierta cómo es que funcionan.

Es por ello el alto índice de personas deudoras que comienzan a tener problemas con los pagos y su historial, de ahí la mala fama de las tarjetas y las instituciones bancarias.

Por ello debemos asesorarnos de manera correcta al momento de solicitar o que nos ofrezcan una tarjeta de crédito.

La forma o fórmula correcta para calcular los intereses que pagarás es la siguiente:

  • Suma los saldos diarios (saldo + compras – pagos), la suma de esto te dará el total del adeudo.
  • Identifica el número de días transcurridos en el periodo (es mensual, por lo que suelen ser 30 o 31 dependiendo del mes).
  • Divide el total de los saldos diarios (paso 1) entre los días del periodo.
  • El resultado de esta división es el saldo promedio diario.
  • Multiplica este saldo promedio diario por la tasa de interés.
  • El resultado es el interés bruto que tendrás que pagar.
  • Suma el IVA (16%) al interés.

El resultado es la suma total de la Tasa de interés que tendrás que pagar por el uso de tu tarjeta de crédito.

Puedes consultar tablas, ejemplos e incluso calculadoras en los sitios de tus bancos o especializados donde podrás tener ayuda para calcular de manera más simple y efectiva los intereses que tendrás que pagar de manera mensual.

Sin embargo te aconsejamos no caer en el pago de estas cantidades y tratar de ser totalero, es decir, liquidar el total del crédito gastado en el periodo antes de la fecha límite de pago, de tal manera que no tendrás que pagar ninguna suma adicional al dinero que hiciste uso.

Te puede interesar: Generador de tarjetas de crédito